Oxford…

¡Hola a todos!

Esta semana os escribo de nuevo desde Madrid (hay que ver lo cortas que son las vacaciones de Navidad).

Esta semana os voy a hablar de la última parada que hice en Inglaterra, Oxford, como ya os mencioné la semana pasada esta ciudad fue tan impactante para mí que se merecía un post para ella sola, así que allá va.

En nuestro último día en Inglaterra, mi familia me tenía preparada una sorpresa que yo ni sospechaba, así que me llevaron a la estación de trenes , y nos montamos en el tren con dirección a Oxford  (una ciudad que yo tenía ilusión de ver desde hace bastante tiempo) pero esa no fue la sorpresa.

Nada más llegar a la estación y bajarnos, sonreí al ver como era el típico andén de las películas americanas en las que un chico se despide de su pareja y esta, llorando, saca el pañuelo por la ventana, para despedirse de él. Tras este divertido momento nos dirigimos a ver la ciudad.

Oxford es una ciudad universitaria muy antigua, situada en el condado de Oxfordshire, (de hecho su universidad es la más antigua de toda la zona angloparlante) y al echarle el primer vistazo a la ciudad te das cuenta de por qué se refieren a ella como una ciudad universitaria, pues, está llena de parkings de ¡BICICLETAS!, en todo el tiempo que estuvimos allí visitándola solo llegue a ver, quizá, una decena de coches privados. Aún que, si no te gusta andar si tranquilo, porque pasan varios autobuses y taxis por las calles de la ciudad. En el segundo vistazo te das cuenta de lo antigua que es la ciudad por sus edificios y multitud de castillos. Y en el tercer vistazo ya te das cuenta de la cantidad de universitarios que pasean por sus calles muy deprisa, de un lado para otro, entrando en sus facultades (la más cercana a nosotros era la de “Business”.) Pues más de la mitad de Oxford es universidad, entre sus residencias (colleges) y sus bibliotecas dentro  y fuera de ellas.

Empezamos a recorrernos la ciudad, cada calle que veíamos era cada vez más sorprendente, pues cada edificio parecía una obra de arte. Así que, nuestra aventura consistía en correr hacia cada edificio que nos gustase, que alguien nos echase una foto “flash” y empezar a andar muy rápido como si no hubiera pasado nada, pues en la mayoría de los sitios estaba prohibido echar fotos.

La primera parada “flash” fue en el County Hall, el ayuntamiento de la ciudad. Si sigues andando por Queen Street, encontraras  a tu derecha una tienda “Chocolat” en la que te recomiendo que no te pares, porque si lo haces no verás Oxford en todo el día. Seguimos recto dejando atrás  Queen Street y a la izquierda encuentras uno de los colleges mas importantes, St Jones College, fue una visita muy rápida entramos por la puerta principal vimos su jardín principal, sorprendente, no solo por lo bonito que era todo, sino porque poco a poco me estaba empezando a dar cuenta de cuál era mi sorpresa, aquellos jardines los había visto en otro lugar. El siguiente college lo vimos a través de unas rejas, todo aquello me recordaba a algo pero no conseguía recordar con el qué. Nada más salir de ese college, había a la izquierda una bocacalle que al echar un vistazo te encontrabas casi sin querer La Camara Radcliffe, una cámara que fue construida para ser una biblioteca, pero que al final se ha utilizado como zona de lectura.

Seguimos andando y nos encontramos en el sitio donde queríamos llegar desde un principio, la catedral y también college Christ Church, la principal de Oxford, justo llegamos a tiempo para entrar en una visita guiada por el edificio, nos llevaron a la biblioteca (una curiosidad, era que la mayoría de los libros que había allí estaban encadenados al propio mueble para que nadie se los pueda llevar). 

Nada más ver la biblioteca, averigüé mi sorpresa, esa biblioteca, muchos pasillos, los jardines de los colleges, y la sala que vimos al final, (la sala del comedor principal de la película) todos ellos eran los escenarios de grabación de las primeras películas de la saga de Harry Potter (sí, me gusta). Me encantó poder ver personalmente todas esas salas, pues viendo una película no puedes imaginar cómo son originalmente esos sitios y como pueden cambiar al hacer el montaje.

Tras esta gran sorpresa, tuvimos que salir corriendo en busca del tren, pues teníamos que volver rápido a Londres para poco después coger el avión que nos llevaría de regreso a España.

Pd: Si vais a Oxford por favor, llevadme en vuestra maleta, pues es una ciudad que iría todas las veces que pudiese. Por cierto también estuve en la estación de King Cross de Londres (otro escenario que sale en todas las películas) si vais dadle recuerdos a mi lápiz táctil del móvil que por allí debe estar todavía.

¡Espero que os haya gustado este post y hasta el lunes que viene!

Acerca de patriciagsm

Soy alumna de Gestión Deportiva de la Universidad Europea de Madrid
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

2 respuestas a Oxford…

  1. patricia dijo:

    Patri,solo espero que algún día me tengas en cuenta para estos viajes tan irresistibles que haces y me lleves contigo!!!
    anotalo en tu agenda y tenlo mucho en cuenta.
    un abrazo patri

  2. JOSE dijo:

    !Joder¡ pero si yo creía que eso era una universidad, donde la gente rica va para estudiar, y no para ir de visita. Vamos que es igual que la tuya, donde estudias, pero no has escrito sobre las famosas carreras de traineras contra cambriet( o como se escriba), espero que el proximo viaje nos hables de dichas carreras…. vale?.
    P.D: El lapiz tactil de tu telefono…seguro que no está en londres, está en el fondo de tu bolso. jajajajajaja.
    Un beso.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s